Share

Como dice la frase popular, “Año nuevo vida nueva”, y aunque estamos casi a mitad de año, ha pasado suficiente tiempo en el 2016 para que algunos de mis amigos empiecen a pensar en cambiar de trabajo. Sea cambiar de empresa, de actividad o los más osados en finalmente tirarse a la piscina como independientes y/o emprendedores. Algunos hacen esta elección libremente, otros se ven en la situación gracias a factores externos a sus deseos (o sea, “estás despedido”). Sabemos que hay mucha oferta de mano de obra y menos demanda, así que en un mercado laboral saturado de personas que hacen lo mismo que tú (por el mismo precio o por menos), ¿cómo puedes destacarte dentro del montón?

Lo primero que debes hacer es habilitar redes específicas para la búsqueda de trabajo. Estas redes, (como por ejemplo Linkedin) deben mantenerse 100% profesionales. Ni se te ocurra poner cosas personales en redes que estarás dedicando a la proyección de tu marca personal para conseguir ese nuevo empleo. Como dicen en Linkedin, “Linkedin no es Facebook”. Estamos construyendo marca personal aquí.

Mantener tus redes personales privadas. ¿Hay que tener una vida propia cierto? Eso significa que hay que saber separar lo profesional de lo personal. He visto que muchos candidatos mantienen sus redes sociales personales (como Facebook e Instagram) abiertos para todo público y eso puede jugar en contra tuyo a la hora de estar participando en un proceso de selección para un empleo. Lo más importante es captar el hecho de que tú puedes controlar tus medios de comunicación, sea tu página web, tu cuenta de Facebook, Twitter o Instagram y publicar lo que creas conveniente para ti. Hay que seguir la regla de oro, si no estás 100% convencido en publicar algo en las redes, entonces no lo publiques. Tú nunca sabes quién puede estar mirando tu contenido.

Empezar la búsqueda. Muchos usan Linkedin para poner su CV online y nada más. No se han dado cuenta que el “submundo” de los grupos en esta red es como diría un profesor mío es “un curso mucho más caro y avanzado”. Busca los grupos que tratan los temas en que estás interesado. Y lo más importante, participa en ellos. Eso significa dejar comentarios, empezar conversaciones y claro está, de vez en cuando publicar algún artículo que pueda ser útil para la comunidad. Muchos reclutadores pululan en estos grupos en busca de posibles candidatos para su empresa.

Publica contenido positivo. Nadie quiere emplear una persona negativa, que se pasa el día quejándose y que potencialmente podría ser un elemento conflictivo dentro de la empresa o grupo de trabajo. Lo que se está buscando hoy en día son personas que puedan realizar un proyecto y ser líder para el grupo de trabajo. ¡Proyecta eso!

Simplificar el proceso de selección. Hoy en día es mucho más fácil que las empresas te encuentren a ti. Con el poder de las palabras claves, las empresas estarán dando con tu perfil tarde o temprano, así que hay que ayudarles a que sea más temprano que tarde, ¿cierto? Recuerda que la persona que está encargado de buscar talento tiene tantas o más responsabilidades que tú y necesita llenar el puesto en el menor tiempo posible con el mejor candidato. Así que muestra lo mejor de ti de una forma convincente, que te aporte más valor y que pueda distinguirte del resto de la competencia que seguramente no está aprovechando las redes para proyectar su imagen. Y una última sugerencia. Nunca mientas.

¡Buena suerte!


(El 18 de mayo estaré en Panamá en la segunda versión delCongreso Regional de Gestión Integral de Capital Humano(COREGICAH) en la Ciudad de Panamá con la charla “Social Media para gestores humanos”. Para más información sobre este Congreso, puedes hacer click aquí.)

Share
Show CommentsClose Comments

Leave a comment