Share

Me topé con este artículo y para contarles la verdad, estoy 100% de acuerdo.  Es más, ayer fui a un centro comercial buscando elementos para un disfraz de Salomé Ureña y vi durante 2 horas a por lo menos 6 personas sacándose selfies (la mayoría mujeres btw)y bastantes personas sentadas en grupo que no se hablaban entre si, mirando sus celulares. Me di cuenta lo importante que es para estas personas estar documentando de esta forma su quehacer de esa manera. En el caso de las mujeres, todas se sacaron sus selfies en un ángulo de 45 grados hacía arriba (angulo que elimina papada, fosas nasales y pone en una perspectiva eficiente toda la pechonalidad). Es claro cuál es el meta mensaje de esas fotografías.

Aunque estoy totalmente de acuerdo con que las personas que se sacan muchos selfies sufren de algún tipo de adicción y que la generación actual prefiere mandar un mensaje que llamar y hablartambién creo que la pérdida de comunicación de las personas ha sido un proceso gradual. Y los únicos culpables somos nosotros mismos.

Obviamente no arreglaré el mundo en un solo post, pero estoy totalmente de acuerdo con este artículo cuando habla de que hay (como padre, por ejemplo) ser el ejemplo a seguir. Hay que inculcar valores, que hay cosas que se deben hablar siempre cara a cara. Para muchas otras cosas, el Whatsapp funciona de maravilla. Pero para las cosas importantes y para las personas que importan, siempre hay que tener esa conexión personal face to face.

Es que los ojos hablan mucho. Y por mucho Facetime que uno pueda hacer, simplemente no es lo mismo. El artículo habla de la costumbre de terminar relaciones por mensajes de texto.

Y por eso, hay que aprender y re-aprender a comunicarse. Porque lo que trabajamos en Social Media tenemos el deber de conectar nuestros seguidores, fans, público y prospectos con nuestros valores (humanos por cierto) para que ellos se identifiquen con nosotros y así poder empatizar.

Pero si el mercado no posee valores, entonces no hay mucho que hacer. Y si las nuevas generaciones no se saben comunicar, pues realmente podríamos estar en problemas.

Les recomiendo que lean el artículo más abajo.


Problem Child, aunque es pre-redes sociales, es una comedia muy cruel pero muuuy buena. Piensen en un «Mi pobre angelito» pero al revés. Actúa uno de mis actores favoritos John Ritter, lamentablemente fallecido. Cuenta la historia de Junior, un niño que fue abandonado cuando él acababa de nacer y que ha sido abandonado en varios hogares por ser un niño problemático hasta que fue adoptado por John Ritter.

Origen: Social media le está quitando a nuestros adolescentes la capacidad de relacionarse – Univision 

 

Share
Show CommentsClose Comments

Leave a comment