Share

Todos los días, los servidores de Facebook, Snapchat e Instagram (por nombrar los que más se usan en Latinoamérica) se llenan de Petabytes con puras fotos. Pueden ser fotos de comida, selfies o hasta imágenes con frases motivacionales hechas en Photoshop o en InstaQuote. Y aunque sabemos que el ser humano es mucho más complejo que solo una imagen y es de mala educación catalogar a las personas según lo que vemos (el equivalente de juzgar un libro por su caratula), dos psicólogos rusos (Elmira Chernoúsova y Innokenti Arséniev)  nos ayudan a interpretar a las personas a través de las fotos que eligen publicar en Redes Sociales.

Yo personalmente creo que una imagen vale más que mil palabras. Y lo que uno elige publicar en Redes Sociales definitivamente dice mucho de tu forma de ser y forma de pensar. Especialmente cuando vemos una tendencia marcada dentro de las elecciones de las fotos a publicar. Aquí es donde se pone interesante, según la psicóloga rusa Elmira Chernoúsova, no deberíamos de calificar el carácter de una persona basándose en las imágenes de su perfil. “El ser humano es más amplio, interesante y diverso de lo que pueda parecer a primera vista, por eso no se puede juzgar a las personas profunda y detalladamente por las fotografías que publican“.

Ahora, según los dos psicólogos, debemos corroborar con observaciones en la vida real para confirmar si lo inferido es real. Pero ellas han identificado 6 (y creo que les faltó una) categorías de tipos de fotos que las personas tienden a repetir en Redes Sociales.

Y dice así:

Selfies

¡Ah! Ayer me encontré con una foto de dos amigas del colegio que se encontraron en Estados Unidos y se tomaron una foto para conmemorar el momento. ¿Cómo lo hicieron? Creo que tomaron su cámara de fotos y lo dieron vuelta y se lo apuntaron, cruzaron los dedos y apretaron el obturador. Ellas mismas dijeron en el status al compartir el recuerdo (memories) en Facebook “nos habíamos tomado una selfie mucho antes de que esas fotos se llamaban así”.

Selfie. Conducta inconsciente. Prueba de que algo sucedió. Foto para conmemorar un momento. Puede ser grupal o puede ser individual. Según el profesor de la Facultad de Psicología de la Universidad Estatal Rusa de Humanidades, Innokenti Arséniev, el selfie es una forma de decir “¡aquí estoy!”. Y es válido para atraer amigos y potenciales parejas. Algo así como “lo que no se exhibe no se vende”. Como un producto en una góndola de supermercado.

Necesitamos retroalimentación de los demás, pero a veces la manía de publicar selfies se convierte en una obsesión que podría encubrir inseguridades y una baja autoestima“, añade el psicólogo. Chernoúsova se suma a ese diagnóstico: “En cierto sentido, los selfies podrían ser un grito de socorro, aunque puedan ser percibidos como una señal de egoísmo y narcisismo por un observador ordinario“. “Es una forma inarmónica y no constructiva de compensar la falta de atención. Tal vez, la persona no recibiera suficiente cuidado de su familia durante la formación, y esto resultó en inseguridades“, agrega la psicóloga, quien opina, que los selfies también pueden ser una herramienta de búsqueda interior.

Imágenes de naturaleza y de viajes

Yo entiendo esta categoría súper bien. De hecho, me encanta tomar fotos cuando viajo. Aprovecho que ya no es tan necesario andar con la mega-cámara para sacar unas buenas fotos. Mi laptop tiene como fondo de escritorio una selección de las mejores fotos cuando he viajado. Y lo tengo más que claro que es un escape aunque sea por un segundo cuando estás trabajando ver una foto y volver a ese momento tan bueno en la vida.

La publicación de paisajes y fotos tomadas durante viajes es una forma de sentir de nuevo las experiencias significativas y de preservar el pasado en una forma inalterada, reviviendolo con la atención de los demás“, dice el profesor Innokenti Arséniev.

Pero cuando se nota una tendencia de publicar solo fotos así, se puede interpretar como una forma de huir (pero sin huir, como dicho más arriba “es un grito de ayuda”). Cuando se ve muchas fotos relacionadas con la naturaleza, Chernoúsova comenta, “la naturaleza se opone a la urbanización y puede ser una muestra del deseo de huir”. Tal vez la persona esté cansada, porque la naturaleza es una forma de relajación“.

Cuando la tendencia es a publicar fotos de viaje, puede significar que la persona no acepta su vida diaria: “Tal vez esto puede ser un intento de escapar de la rutina y de esconderse de algún problema. Aunque no podemos sacar conclusiones precisas sobre los motivos“, dice Chernoúsova.

Fotos con pareja, niños y animales

En un artículo anterior, escribí sobre un estudio sobre parejas que viven posteando en redes sociales. Ese estudio concluye que las parejas que pasan posteando sobre su relación en Redes Sociales, no necesariamente son tan felices como quieren aparentar. De hecho, aunque puede ser una forma de compartir la relación con los amigos, también puede ser una forma de decirle al mundo “somos felices” cuando en realidad no lo son tanto.

Las fotografías con animales, niños y novios es un método de compartir la alegría de la relación, o crear la visibilidad de una“, señala Arséniev.”Con estas fotos puede presentarse a sí mismo como a un pariente cariñoso y una persona amada. Sin embargo, esto podría interpretarse como el querer dar una evidencia a los demás de que uno no está solo, mientras puede sentirse muy solitario por dentro“.

Para mí, esto en cierta medida parece un exhibicionismo psicológico, porque es poco probable que una persona que está feliz con sus relaciones manifieste y transmita los detalles de su vida en pareja“, comenta Chernoúsova. “Cuando uno se siente satisfecho con su vida y vive en armonía no tiene necesidad de demostrarlo“, concluyó.

Cuando la tendencia son las fotos con animales puede ser una señal de falta de madurez. “Todos estos niños, perros y gatos pueden señalar un cierto infantilismo, hay alguna ingenuidad en ellas. Sin embargo, cuando no pasa a extremos, no hay nada malo en esto, porque dentro de cada uno de nosotros vive un niño“, añade la psicóloga.

Imágenes con frases motivacionales

A mí me encanta esta categoría. Porque yo sé que hay personas (y se dónde viven…) que lo único que ponen son frases motivacionales. Y cuando digo lo único que ponen es porque es lo único que ponen. Ser monotemático puede ser algo muy teórico pero se cumple a cabalidad para algunas personas.  No es por ser hater, pero ¿existe algo así como el exceso de motivación?

Son, en primer lugar, un método de autoprogramación. La persona se inspira a sí misma con estas publicaciones, y, evidentemente, carece de esa motivación que comparte en Internet“, comenta Elmira Chernoúsova. O sea un caso digital de “en casa de herrero, cuchillo de palo”.

La gran mayoría de las publicaciones de este tipo de personas se refiere a la superación personal, independencia financiera, como lograr el éxito y ser feliz en el intento (¿suena bien cierto?). “Si se observa una gran cantidad de imágenes con consejos sobre superación y cómo triunfar en la vida, esto significa que algo no está bien, dado que la persona se ve obligada a ‘forzarse’, en cierto modo “, añade la psicóloga. Puede ser que esta persona “no se siente muy bien, no está armonizada dentro de sí. Su ‘querer’ y ‘deber’ no están en equilibrio“.

Fotos con lujo

Aunque yo personalmente no sigo este tipo de cuentas, (o de este tipo de personas), sé que existen. He hablado con ellas… jajaja.  Las personas que están constantemente publicando lo que tienen (o lo que quieren tener). Hey, a cada uno lo suyo. Ver las cuentas de Instagram de estas personas es como ver una versión local de “The Rich Kids of Instagram” (Los chicos ricos de Instagram). A veces es cierto, otras veces es puro Cadetting.

Las fotografías con objetos de lujo parecen una explícita demostración de las posibilidades, recursos y poder“, dice Innokenti Arséniev, añadiendo que “los últimos pueden ser reales o imaginarios, pero todo forma parte de una manifestación para impresionar y sorprender a los demás, así como para confirmar el éxito y el bienestar de uno“. “Por un lado, con estas fotos la persona podría demostrar el deseo de acercarse al mundo de los ricos. Por otro, si una persona adulta atrae la atención de los demás con fotos de prendas caras esto significa que no ha podido realizarse en otros ámbitos y podría ser bastante superficial, con pocos intereses en la vida“, señala Chernoúsova.

La psicóloga sostiene que las personas que se jactan de objetos lujosos en las redes tienen muchas inseguridades, dado que necesitan ‘alimentar’ su baja autoestima con esta demostración exagerada.

Fotos naturales (sin maquillaje, sin filtros)

Personalmente no sabía que era una categoría, pero parece que sí.Las fotos reales y cotidianas pueden contener el deseo de invitar a más personas a la vida personal, como si estuvieran cerca“, dice Arséniev. “Estas imágenes indican un deseo de parecer ‘simple’ y ‘real’. Sin embargo, estas fotos al mismo tiempo pueden ser un tributo a la moda y una especie de máscara que permite parecer más ‘ordinario‘”.

Algo así como la categoría anterior, pero a la inversa.

Todas las imágenes son buenas, si la persona no presume en ellas y siempre y cuando sea sincera en sus emociones, y también siempre y cuando las fotos no se presenten a todo el mundo sin selección“, dice Chernoúsova.

Entonces viene la pregunta estúpida del día: ¿Cuál es la mejor foto para publicar en Redes Sociales?

Para presentarse a sí mismo como una persona interesante, es necesario, por supuesto, que las fotos reflejen sus aficiones, así como su creatividad y algunos datos de la vida familiar“, recomienda Elmira Chernoúsova.  “Pero hay que hacerlo de manera no demostrativa y muy sutil y solo como una confirmación de su desarrollo personal y profesional. Cuando lo que uno hace es demasiado demostrativo y está previsto para alardear, esto más bien repugna“, concluye.

Y ahí lo tienen. Las seis categorías de fotos. Y creo que le faltaron una, una tan obvia que puede ser que se les escapó a los psicólogos rusos.

La comida.

¿Qué podemos inferir cuando vemos que alguien solamente postea fotos de comida? Que es un muerto de hambre. A veces, no necesitamos tanta psicología para un diagnóstico. Parece que los doctores les faltan un sancocho o mofongo intravenoso.

¿Qué piensas de estas categorías? Deja un comentario abajo =)

 

 

 

Fuente: Plano Informativo

Share
Show CommentsClose Comments

Leave a comment