Share

Mi intención no es pelear. Tampoco quiero crear controversia, pero si seguimos como estamos, no llegaremos a donde queremos ir. Es más, creo que la nueva generación ( y me incluyo) tiene una responsabilidad adquirida, tecnológicamente impuesta y ojalá esté acompañada de un buen criterio y suficiente amor por la patria y el prójimo para querer tener la disposición de mejorar primero nuestro entorno inmediato y después nuestra cultura, nuestra ciudad, nuestro país y el futuro de nuestros hijos.

Y creo que todo empieza con contenido.

Contenido impreso, contenido radial, contenido televisivo y contenido digital que resulte en contenido…. mental.

medios-república-dominicana

Los que trabajamos en Redes Sociales tenemos la responsabilidad de elevar actualmente el nivel de contenido y de las conversaciones que se ofrecen al mercado. Tenemos la responsabilidad de ser atrevidos, porque los medios tradicionales se han olvidado al parecer de lo que es atreverse a introducir nuevas ideas, nuevos conceptos obedeciendo a viejas tradiciones e influencias convenientes. Y el mercado tiene oxidado el sentimiento de tener nuevas ideas, propuestas en el aire para debatir, comunicar y al fin adoptar o modificar.

Tenemos la responsabilidad de dar voz a los que no la tienen, pero al mismo tiempo procurar que toda información que se difunda sea verídica y tenga un valor añadido. Creo que ya tenemos suficiente contenido que no aporta absolutamente nada, subvencionado e incluso en muchas ocasiones publicado sin el debido proceso de verificación.

Ahora, ¿una revolución intelectual por redes sociales realmente podría suceder en nuestro país? Funcionó en Medio Oriente para deshacerse se regímenes dictatoriales y ha funcionado puntualmente en otros países de Latinoamérica para unir los pueblos en pos de un objetivo común ¿Por qué no para nosotros? ¿Será que ya estamos pasados del punto de no retorno en que la masa votante y muchas veces no pensante solo utiliza las redes sociales para una entretención y comunicación vacía en vez de algo más edificante, educativo y relevante? ¿O es que ya no nos importa?

¿Será que es el legado que dejan los medios tradicionales como la televisión, la radio y la prensa escrita, donde la programación o la pauta están orientadas mayoritariamente a vender espacios publicitarios, tener contenidos y entrevistas patrocinadas sin marcar un límite de lo que es pagado y de lo que no, que realmente dejar un contenido de valor añadido donde haya lugar para analizar, cuestionar o educar?

Entonces, otra pregunta, si los medios tradicionales en su mayoría no dejan un valor añadido en su contenido, ¿por qué nosotros los digitales deberíamos hacerlo?

Porque somos el futuro.

Pero, ¿es mucho pedir? Soy soñador, lo admito. Pero es deber de todos. Mío, tuyo y de todo el mundo.

No pido empezar un diálogo, eso sería muy cliché. Solo pregunto si sería posible acabar con el monólogo. El silencio que se produciría sería tan escandaloso que las conversaciones que resultaran de él empezarían a construir las bases de un contenido consensuado bi-partidario que correspondería a un punto de equilibrio entre la oferta y la demanda de los usuarios de redes sociales que leen, escriben, opinan y construyen. Que a veces se equivocan, como también se equivocan los medios y las marcas, pero así mismo debemos tener la entereza y la madurez de admitir errores y omisiones, y asumirlos con responsabilidad, creatividad y estrategia.

Un gran paso en la dirección contraria donde nos encontramos.

En este y todos los posts de mi blog ha contribuido mi periodista favorita, mi correctora de estilo personal, mi esposa Paola Amador 🙂

Share
Show CommentsClose Comments

Leave a comment