Share

 

Ya llegó ese momento del año que todos estamos esperando. Esa brisita navideña, ese olor a ponche, chocolate caliente y té de jengibre, las ganas de bañarse con agua caliente por fin volvieron y los aires acondicionados descansan y el bolsillo también (por lo menos de los aires porque hay arbolito y luces), en las oficinas empiezan las listas de los angelitos mientras algunos piensan más en los “diablitos” que van a hacer para desquitarse, aparecen las fiestas de los colegios y las oficinas, las rifas, los premios y claro nos quedamos soñando con lo que vamos hacer con lo más importante… el doble sueldo.

Mientras tanto sucede todo esto. Es probable, es muy probable que en algún momento, alguien que no tengas idea quien es… está viendo tu perfil. Puede ser el perfil de Facebook, Twitter, siguiéndote en Snapchat o asiduo de tus fotos familiares en Instagram o incluso tomando el riesgo de ver tu perfil profesional en Linkedin (riesgo porque Linkedin te dice quien ve tu perfil, claro… siempre y cuando el perfil no sea falso).

Así que sin más preámbulos (porque los que les voy a presentar es en realidad mucho trabajo) es un pequeño “to do list” que pueden considerar si por si acaso en algún momento están aburridos, parados en un tapón (embotellamiento para nuestros lectores extranjeros, “taco” en chile) o simplemente tienen la dicha de no tener nada mejor que hacer por el momento. Pero quiero que al leer esta lista piensen en lo importante que es la seguridad en las Redes Sociales, especialmente en este fin de año con tanto circulante y delincuente que anda en la calle.

  1. Tener tu teléfono y computadora con una contraseña fuerte y no dar esa contraseña a nadie. Hoy en día, que te roben el celular es básicamente darle una llave para que entren a tu casa y te limpien. Si ponemos contraseñas a nuestros dispositivos, los ladrones no podrán hackear nuestros dispositivos (o por lo menos se demoren un poco más). Lo ideal será siempre mantener nuestra información sensible en un lugar donde no puede ser robada.
  2. Configura que tus cuentas consisten de dos o más etapas de verificación de identidad. Lo mejor es siempre establecer preguntas de seguridad que solamente tú sabes. Trata de ser lo más específico posible, si tu color favorito es el azul, pues que sea “azul cielo”.
  3. Mantén tus apps y software actualizados. Esto podría ser la diferencia en que alguien pueda hackear tu cuenta o no. Tener un sistema de protección en tu laptop o celular tampoco no es mala idea. En Google Play o el App Store hay suficiente apps para vitrinear. Siempre es bueno tener tu antivirus al día.
  4. Hora de limpiar tu Facebook. ¿Te gusta parecerte a Roberto Carlos? Bueno, el tener “un millón de amigos” podría implicar que uno que otro “amigo” que hayas dejado pasar sea un perfil falso o alguien que no debería estar en tu lista de amigos.

 Es buena idea limpiar cada cierto tiempo tu lista de amigos de Facebook. “Eliminar de mis amigos” siempre es una opción, pero si te da cosa andar borrando personas siempre puedes leer mi artículo sobre cómo crear una lista de “conocidos” en Facebook y así mantener a todos contentos. Yo trato de seguir una regla básica, si no has hablado en un año con esa persona, considera sacarla de tu lista o por lo menos moverla a la carpeta de “conocidos”. Claro está, hay amistades que traspasan más allá que una simple regla para limpiar el closet, así que usa tu criterio.

  1. Asegúrate que tus cuentas sean privadas. En Facebook puedes postear “públicamente” o “solo para tus amigos”, de ahí viene lo bueno de crear una “lista de conocidos”, porque puedes publicar cosas que ellos no pueden ver, por lo menos no a la primera.
  2. Se malpensado(a). Si ves que una cuenta está regalando viajes a Europa o un celular nuevo o un Mercedes Benz (eso lo vi hace poquito), no dejes tu email personal, no le des “compartir” ni tampoco menciones a alguien. Eso te pone en la vía rápida para que sigas el paso número 4 (eliminar a esa persona que está mencionándote o compartiendo estas estafas). Sigue la regla básica, “If it´s too good to be true, it probably is” (si suena muy bueno para ser verdad, probablemente es que sea mentira).  mercedes
  3. Piensa antes de compartir. Veo muchas personas (muchos influencers famosos incluso) publicando fotos de lo último que se compraron, dónde están comiendo, con quiénes se juntan, fotos en los colegios de sus niños o de los niños de amigos, etc… Mucho ojo con lo que compartes porque de una foto se puede deducir muchas cosas. Los “amigos de lo ajeno” pueden inferir muchas cosas de fotos; como lugares, horarios y por ende patrones de comportamiento. Y ni hablemos de publicar números de teléfonos, direcciones, fotos donde saldría tu tarjeta de crédito o cédula, etc… recuerda que después de publicar algo, ya no nos pertenece. Si no me creen, pregúntale a Kim Kardashian (sigan el link para ver la foto del anillo que le robaron, el que ella mostró dos horas antes del robo en Snapchat). mcbook
  4. Trata de no hablar con extraños. No lo haríamos en la vida real, ¿Por qué lo hacemos en Redes Sociales? Pero, ¿cómo no hablarle a alguien que me mandó un mensaje por Linkedin queriéndome ofrecer un puesto buenísimo de trabajo? ¿Cómo no le mando mi información? Ver punto número 6 de nuevo. Recuerda que puedes averiguar muchísimo sobre alguien en sólo 5 minutos. ¿Eso mismo que haces con tu ex?… hazlo con ese persona que te está ofreciendo esa impresionante y excelente oportunidad que no puedes dejar de pasar. Mira esta noticia de una banda que robaba haciendo “citas amorosas”.
  5. Trata de no compartir los lugares donde frecuentas normalmente. Hacer check-in repetidamente siempre en un mismo lugar a una misma hora es regalar piezas del rompecabezas de nuestra rutina diaria.
  6. Configura tu Facebook para “revisión de la biografía”. Esto permite revisar (y controlar) las fotos o videos dónde otras personas te mencionan para que no aparezcan automáticamente en tu muro. Si filtras bien tus amigos, podrás controlar la audiencia de quienes ven este contenido no publicado por ti.
  7. Si te vas de vacaciones:
    1. Tratar de no publicar cosas como: “¡Por fin me voy a España por un mes!” o “Faltan 3 días para mi viaje a NYC”. Aunque es la parte más emocionante (la espera y la etapa cuando estamos planeando las vacaciones, tratemos no cacarear tanto que vamos a hacer y cuánto tiempo vamos a estar afuera de la casa).
    2. Lo ideal es compartirlo cuando volvamos, pero siendo sinceros y realistas, nosotros sabemos que nos gusta compartir los buenos momentos. Hay una encuesta en Gran Bretaña que dice que la mayoría de los británicos encuestados en siete días de vacaciones, hicieron 10 publicaciones en Facebook, enviaron 23 mensajes instantáneos, 4 tweets y publicaron dos fotos en Instagram. El mismo estudio dice que un 89% de los encuestados (1,858 personas) llevan su móvil de vacaciones, 39% prefieren una tablet, 26% un lector electrónico de libros y 11% llevan su laptop. Yo personalmente veo poco esta cantidad de actualizaciones, tengo amigos que se van de vacaciones y suben mucho más. Será que los latinos somos más propensos en compartir nuestras vidas?

En resumen, piensen este fin de año en compartir con la familia y amigos pero también piensen en no compartir más de la cuenta. Al final, uno nunca sabe quién lo está mirando y qué específicamente está mirando. Ser abierto en la era digital es casi obligatorio, igual que ser precavido. Ser activo en las Redes Sociales es posible durante las fiestas de fin de año, hay suficiente material para compartir que no necesariamente tenga que ver directamente contigo.

 

Share
Show CommentsClose Comments

Leave a comment