Share

Un rico fin de semana largo en familia. Un fin de semana donde aproveché y aunque trabajé un poco, también tuve la oportunidad de conectar con mi esposa y especialmente con mis niños que estuvieron de vacaciones toda la Semana Santa. Pude mirarlos a los ojos, hablar y de conectar nuevamente con ellos. Me encantó este tiempo con ellos y aunque estoy con mi “home office” y tener niños en vacaciones en casa es una tremenda distracción, me fui por lo más sano, disfruté el presente.cuanta vidaSe viene un año de grandes proyectos. Hay muchos planes en proceso. Suficiente ideas y bastantes distracciones para estar súper ocupado y no ser productivo. Así que tomando la Semana Santa como un momento para reflexionar sobre el futuro y cómo enfrentar el año (que aunque oficialmente empezó hace 3 meses atrás, ahora es que empieza el mambo), recapitulé mis últimos seis meses con las experiencias que he vivido, las conversaciones que he tenido y las personas que he conocido. Pienso que todo en la vida tiene una enseñanza y creo que es un buen momento para un cambio así que esto es lo que tengo en la cabeza…

Leí en un artículo que alguien acuñó otro término; tele-estrés. Es el estrés que coges cuando empiezas a (por ejemplo) responder correos electrónicos fuera del horario de trabajo, (y todos sabemos que pasa cuando respondes ese primer correo a las 10pm… exactamente, te jodes ahí mismo). El tele-estrés se encarga de que nunca seas capaz de relajarte y verdaderamente desconectarte de trabajo. Este prolongado estado de estrés es terrible para tu salud. Además de aumentar el riesgo de enfermedades del corazón, depresión y la obesidad, el estrés disminuye el rendimiento cognitivo.

Así que me puse a pensar, tengo unos buenos 15-20 kilos de más (ya sé, hoy empecé… otra vez J ) y mi gran excusa ha sido el “no tengo tiempo”. Así que necesito hacer un par de calendarios en esta semana, un calendario de producción de felicidad profesional y el otro calendario de producción de felicidad personal. Y para eso primero debo establecer límites entre lo profesional y lo personal, para que justamente mi salud física y mental no sufra.

Por eso pensé en una pequeña lista (pequeña para no complicarme tanto) de las cosas que debo hacer:

  1. Dormir. Mucha gente se jacta (y gente supuestamente “exitosa”, aunque ahí entra la semántica de qué es el éxito…) de que no duerme. “¡No! Yo solo duermo 5 horas al día, eso es suficiente para mí”. Hay estudios que dicen que el hecho de dormir bien puede curar un sinnúmero de malestares diarios. Nada como unas buenas 7-8 horas de sueño todas las noches. Alivia desde el estrés hasta regular el apetito. Mientras menos duermes, más comes. A mí me pasa eso.
  2. Tener tiempo libre para no hacer nada (o hacer lo que me gusta). Ahora viendo mis hijos que se dedican arduamente a su trabajo diario (o sea jugar) me doy cuenta que rico es tener tiempo para ti. A veces, tener tiempo para hacer absolutamente nada es vital para la desconexión mental, aunque sea por 30 minutos al día.  Sin embargo, Jerry Seinfield tiene un chiste que dice “el hecho de no hacer nada implica mucha planificación y dedicación, lo cual es absolutamente contradictorio con el objetivo de “no hacer nada”.
  3. Hacer ejercicio – alimentarme bien. Ya llegó el momento del cardio y del Mean Green Juice. Así de simple. Hay que tener salud para cumplir con el resto de la agenda.
  4. sobusyBajar el ritmo de la vida. El objetivo aquí es más bien orientar a ser más productivo y tratar de evitar el estado de “estar muy ocupado”. Encuentro que cuando le bajas el ritmo a las cosas, tiendes a darle más cariño a lo que estás haciendo. Te fijas más en los detalles. Pero es muy difícil cuando todo va tan rápido. A veces, hay que aprender a decir “no” y hacer las entregas cuando creas que estarán listos. Todo tiene su tiempo y todos tienen su ritmo. A veces la calidad se demora un poco más.
  5. Trabajar con una sonrisa y producir contenido de calidad. Somos animales de costumbre y para poder trabajar tranquilo yo personalmente necesito tener un ritual/ambiente propicio para trabajar tranquilamente. Pero lo más importante es que si no estoy disfrutando lo que estoy haciendo entonces hay que replantear la tarea.

Aunque suene tan cliché, no deja de ser cierto… La vida es una sola.


Foto: Un ambiente súper rico en el Rancho Ecológico El Campeche. Súper cerca de la ciudad, cero tapones para llegar, lleno de naturaleza, paz y mucha gente amable.

Share
Show CommentsClose Comments

6 Comments

  • Eric Oller
    Posted marzo 28, 2016 at 4:58 pm 0Likes

    Muy buena lista, me pondre en eso pero ya!

  • Gianco
    Posted marzo 29, 2016 at 10:33 am 0Likes

    ¡Excelente Reflexión!

    Me hace pensar en ciertas «cosas» que quizás deba replantearme. Gracias por compartirlas.

    Abrazo ¡Profe! 😉

    • Edgar
      Posted marzo 29, 2016 at 10:46 am 0Likes

      ¡A ti por comentar Giancarlo! Es que son estos pequeños momentos donde nos dejan «solos» y nos cae «el alcachofazo» de que debemos replantear lo que queremos para nuestra vida. ¡Al final, es nuestra!

  • Judite Alvares
    Posted marzo 31, 2016 at 7:04 am 0Likes

    Hola! Excelente lista! Y urge replanteárselo todo de vez en cuando y poner en práctica hábitos saludables!
    «La vida es una sola» Y El tiempo se Esfuma!

    • Edgar
      Posted marzo 31, 2016 at 12:53 pm 0Likes

      ¡Gracias por pasar a saludar Judite! :o)

Leave a comment