Share

Anoche revisando mi LinkedIn y casi leyéndolo como un periódico, empecé a leer un post de alguien en mi red que se estaba quejando sobre cómo LinkedIn para algunos empezó a convertirse en un cierto tipo de Facebook, cosa que concuerdo en un 100% aunque también comparto la idea de alivianar los contenidos tan densos que uno se encuentra con un poco de información light. El post tenía muchísimos comentarios, incluso se empezó una “pelea digital” entre comentaristas con adjetivos y gente acordándose de la mamá del otro. Esto me hizo acordar de las personas que he conocido por Linkedin, algunos de mi agrado y otros tantos que no necesariamente (como en la vida real). Seguí leyendo y di con un interesantísimo y vital post (la persona está en México) que decía más o menos lo siguiente…

Debo compartir lo siguiente: ya van 2 contactos en LinkedIn que me han enviado mensajes privados de forma muy amable. Yo considero LinkedIn como una red únicamente y exclusivamente profesional. Estas personas me preguntan datos, los mismos que están publicados en mi cv y al final cambian su comportamiento y terminan buscando una amistad, empiezan a llamar a mi celular, etc… y la intención original se ha desviado absolutamente de lo profesional. Estas personas no me han faltado al respeto pero se han molestado porque no quiero su amistad, habiendo sido bien clara del principio que mi intervención en esta red es únicamente PROFESIONAL.

Me puse a pensar, cuando posteamos un perfil en una página de citas y/ amistad (aprovechando que aún estamos en el mes de febrero) tenemos la prudencia de no dar cierta información, (nuestra dirección, nuestros teléfonos personales, etc.) y así protegemos un poco nuestra intimidad de tanto loco que anda suelto.

Ahora, cuando estamos buscando un trabajo, cualquier mensaje o llamada telefónica podría ser una nueva oportunidad laboral. Y cuando estamos en “buscando trabajo mode” tendemos a ser muy permisivos con nuestra información, damos nuestro celular, nuestro correo incluso podríamos dar hasta una foto de nuestra cédula de identidad, porque si estamos en búsqueda es mejor pecar de estar lo más disponible posible (no vaya ser que nos llamen para una entrevista y no puedan encontrarnos).

Pero qué pasa si nos contactan para un supuesto trabajo, ¿pero el motivo final es totalmente diferente? Yo he escuchado de casos y he leído en el periódico o visto en televisión casos que desafían la imaginación y ficción. A mí ya personalmente me han enviado mensajes para supuestas propuestas laborales que al final terminan en otra excelente oportunidad de libertad financiera que pertenece a una empresa de mercadeo multi-nivel (que no me interesa btw). Así que me puse a investigar y recopilé unas buenas prácticas que encontré y otras que personalmente uso para  protegernos cuando estamos buscando oportunidades laborales por Internet.

  1. Ojo con el robo de identidad y phishing. No envíes tus documentos de identidad a menos que estés clarísimo de que la persona es de fiar y cuidado con el hecho de visitar cualquier dirección URL que te envíen que puede ser una fraudulenta que puede instalar spyware para robarte claves de acceso a tu internet banking.
  2. Cuidado con tu información de contacto personal. Linkedin te da la posibilidad de poner tu email, número de celular, Skype, dirección física, página web y twitter (¿suficiente formas de contactarte cierto?). Yo recomiendo (especialmente a las mujeres que son las que más sufren con este tipo de acoso), no dar tu número de teléfono celular, filtra primero por correo. Si están interesados en contactarte, te enviarán un correo primero. Después ya será a tu criterio dar tu número de teléfono para seguir la conversación.
  3. Ojo con las llamadas para sacar información. De pronto un supuesto empleador te llama, y empieza a hacer preguntas personales de tu familia, cuántos hijos tienen, cómo se llaman, cual fue tu último sueldo etc… Esta información puede ser usada en tu contra después. Es siempre mejor ir a las entrevistas de trabajo en la oficina del empleador y así asegurarse de cierto modo de que todo parezca lo que es antes de dar cualquier información personal.
  4. Efectúa un background check. Tal cual como llegaron a ti, puedes llegar a ellos. Mira el perfil de la persona o empresa que te contactó. Verifica la dirección, busca fotos de eventos previos que puedan estar indexado en Google Images, ¿tienen página web?, ¿contestan en el número de la oficina? Haz tu tarea.
  5. Si parece demasiado bueno para ser cierto… es porque probablemente es mentira. Ojo piojo.

Al final la decisión de aceptar una propuesta, una entrevista o una llamada es tuya, pero ten en consideración que tu tiempo vale oro y tu seguridad aún más.

¡Buena Suerte!

Share
Show CommentsClose Comments

2 Comments

  • Leddys Concha
    Posted febrero 22, 2016 at 6:12 pm 0Likes

    Excelente post! totalmente de acuerdo. Lo que hago es no poner ningún tipo de informacion personal en mi perfil, excepto el email y hasta ahora me ha funcionado a la perfección. Bendiciones.

Leave a comment