Share

Ya lo hemos escuchado una y otra vez, “empresa que no tiene presencia en Internet, es invisible”. Eso lo tenemos claro. Pero lo raro es que esta frase nunca va acompañada de un mapa específico de dónde tenemos que colocar la empresa en Internet. Y eso de “colocar” la empresa en Internet… ¿Qué significa? Construir la famosa presencia de la marca en Internet. El concepto se entiende, pero ¿qué implica?

Entonces, ya que tenemos inquietudes, preguntamos, “Googleamos” el tema y leemos todas las páginas y blogs que hay disponibles online, preguntamos a nuestros amigos y familiares si ellos conocen sobre el tema y cómo podrían orientarnos. Si hay, compramos libros en el App Store o Play Store e incluso nos damos una vuelta por alguna librería local a ver si hay algún libro sobre el tema que se vea interesante. Si persisten las dudas y queremos resolverlos a un nivel profesional y superior vemos si existen cursos o diplomados de educación continua que podrían ayudarnos en nuestra meta de aprender y de paso que nos den un certificado que nos avale que sabemos del tema.

Después de pensar un poco, hacemos una estrategia. Elegimos cuáles son las redes sociales donde vamos a participar. Nos ponemos de acuerdo en cuáles son los nombres de nuestras redes sociales y abrimos nuestro Facebook, nuestro Twitter… ¡y que no se nos olvide abrir nuestro Instagram! Determinamos cuáles son los medios y creamos otra estrategia de publicación de nuestras redes para poder ganar seguidores.

Creamos contenidos escritos y gráficos (unos artes chulísimos), agendamos y  publicamos. Coordinamos con el Departamento de Mercadeo, con el Departamento de Social Media (o la “unidad” en algunos casos, porque es solamente una persona) para poder alinear todos los objetivos mercadológicos de la empresa. Creamos un concurso súper interactivo y muy chévere para poder ganar aún más seguidores y así conseguir hacer ruido en las redes con nuestra(s) marcas.

¿Listo, verdad?  Una pregunta…

¿En algún momento se pensó en la página web corporativa? Vuelvo un poco atrás y pienso en el proceso de búsqueda de información sobre social media que mencioné anteriormente. Nuestro primer impulso es buscar en la web. Para todos los que tenemos un Smartphone Android por ejemplo, por default ya tenemos un buscador en el escritorio de nuestro teléfono que está conectado a Google (obvio, pues Android es de Google). Eso nos dice que buscar en la web es una tarea tan importante y cotidiana que ya de por sí se incluye en nuestros teléfonos.

Entonces hago la siguiente pregunta, cuando buscamos información de marcas locales, ¿por qué nos topamos con tanta frecuencia con páginas corporativas que están desactualizadas, estáticas, vacías y hasta en algunos casos ni siquiera han renovado su hosting?

El ecosistema digital no está equilibrado

Respetar el ecosistema sea natural o digital, es importante.
Respetar el ecosistema sea natural o digital, es importante.

El ecosistema digital tiene como todo hábitat un orden y prioridades. En el ámbito digital,  siempre he comparado nuestra página web corporativa al sol. Todo gira alrededor de ella. Es la casa digital para nuestra marca. Las redes sociales son simples lunas que orbitan alrededor de nuestra página web y que por gravedad de marca no salen volando hacía el ciberespacio.

En materia de Social Media, tomamos nuestros insumos de información primordialmente de España, de Estados Unidos y otros países donde el Social Media está más avanzado que en República Dominicana. Tomamos esa información y lo “aplatanamos” a la realidad del mercado dominicano que es muy peculiar. Hacemos nuestra adaptación a la realidad local al tomar y dejar algunos elementos e introducimos algunos otros también.

Nuestro gran problema en mi opinión, es que en este proceso de adaptación estamos dejando afuera nuestro sol, nuestra página web. A veces se incluye, como una simple tarea por hacer. Se hace la tarea, se diseña o se re-diseña la página web, se sube y se publica. Y ya, eso es todo. En la realidad, en cuanto se publica la página corporativa empieza el verdadero trabajo, su mantención con contenido referente a la marca(s), la empresa y toda la información que tiene para comunicar.

No se escribe contenido para indexación en buscadores

¿Podría ser que lo vemos como mucho trabajo? ¿Podría ser que no vemos el famoso retorno a nuestra inversión de tener un doliente que lo mantenga? ¿Podría ser que estamos viendo todo este cuento del mercadeo online como algo a corto plazo?

Escribir correctamente para lograr una indexación en buscadores es importante para percepción y tráfico.
Escribir correctamente para lograr una indexación en buscadores es importante para percepción y tráfico.

A diferencia de los otros mercados ya mencionados donde tomamos nuestra información primaria, estos mercados tienen características muy marcadas con la nuestra. Una diferencia importante que puedo insinuar es que el nivel de lectoría en estos mercados es mayor que en nuestro país. Por ende, la cantidad de contenido escrito producido online y offline es mucho mayor que en el nuestro. En resumen, la gente lee y le gusta leer. Son mercados donde el SEO es importantísimo porque la indexación en Google puede determinar el fracaso o éxito de una empresa a nivel digital.

Aquí no necesariamente sucede lo mismo. Podríamos entonces llegar a una conclusión no muy científica pero que se escucha mucho, “El dominicano no lee”. Encontré un dato interesante que aunque viejo, aporta un poco de estadística. La investigación sobre Hábitos de Lectura y Actitudes del Lector, hecha por la Fundación Global y Democracia (FUNGLODE) y el Ministerio de Cultura en el año 2006, nos dice que el 19% del tiempo libre de la población dominicana es dedicado a la lectura. Del total de encuestados un 23% dijo leer todos los días pero solo dedican a esta actividad un promedio de 19 minutos diarios.

Otro dato interesante nos la aporta Virtudes Uribe, presidenta de la Cámara del Libro y propietaria de la librería La Trinitaria. Ella estipula que el bajo nivel de lectoría en el país ha incidido directamente en el sector del libro, causando la quiebra de muchas librerías. Según ella, solamente en Santo Domingo había 36 librerías, de las cuales 21 ya han cerrado.

Así que… ¿para qué entonces producir contenido que nunca se va a leer? Suena como un pretexto para quedarnos inmersos en un círculo vicioso de falta de contenido de calidad para el mercado. ¿Y es que acaso no nos leerán más allá de nuestras fronteras? Hoy por hoy somos una aldea. Preparémonos, abramos más la mente y generemos contenidos inteligentes de calidad.

Visión a corto plazo

Otro punto que me gustaría proponer son las relaciones que las marcas tienen con el mercado. En países con un nivel de Social

A veces por atender a lo que nosotros pensamos que es importante no ponemos atención al "big picture".
A veces por atender a lo que nosotros pensamos que es importante no ponemos atención al «big picture».

Media más avanzado, parece ser de largo plazo. El hecho de tener una “relación” con el consumidor de hecho infiere que sea de largo plazo. Algo así como un cortejo eterno más que un matrimonio. Entiendo yo que una relación de largo plazo debería ser mucho más fructífera que una relación a corto plazo. Claro, siempre y cuando la relación sea buena para ambas partes, podemos asumir que esa teoría sería cierta.

Aquí nos volvemos a hacer la pregunta si realmente vale la pena tanto esfuerzo. Pero en realidad, esa pregunta puede aplicarse para cualquier esfuerzo de Marketing que podamos hacer sea digital o no. La verdadera pregunta en mi opinión es que si estamos listos para dejar viejos paradigmas y entrar de lleno en la era digital.

Porque la era digital es mucho más que Redes Sociales como Facebook, Twitter e Instagram. Es mucho más que hacer concursos para regalar premios y hacer ruido (una táctica de corto plazo que se abusa muchísimo). Es mucho más que publicar todos los artes de tu campaña de exteriores en formato cuadrado simplemente para que pueda ser publicado en Instagram. Se trata de entender el nuevo consumidor. Se trata de hablar un nuevo idioma. Se trata de entender los nuevos tiempos. El consumidor ya cambió. El mercado ya cambió. Si no se adapta a los nuevos tiempos, el “bottom line” definitivamente va a cambiar también y no para bien.

Son tiempos de rescatar viejos valores. Los valores de comunicar. La virtud de crear historias. Conectar con las personas a un nivel más básico. Es hora de ser humano. Debemos crear contenidos. Debemos escribir historias. Hay un círculo vicioso que hay que romper.

Artículo publicado en Revista Capacitando Julio – Agosto 2015

Share
Show CommentsClose Comments

Leave a comment