Share

¿Qué más podemos decir sobre el triunfo de Donald Trump en las elecciones estadounidenses? ¿Sorpresivo? Absolutamente… para algunos. ¿Lo estábamos esperando? Para nada…aunque algunos sí. Lo que sí podemos decir es que en época de elecciones hay modelos predictivos, hay encuestas, pero el comportamiento humano a veces no se puede modelar correctamente, especialmente cuando no estás encuestando a las personas correctas (las personas silenciosas). Igual que el Brexit, igual que la paz de Colombia, una tremenda sorpresa. Y cómo predijo Michael Moore hace meses fue “a big Fuck You” al sistema.

Pero a nivel mercadológico, ¿cuál fue ese factor que hizo que tantas personas salieron a votar por un candidato que fue vapuleado en los medios? (y con justa razón). ¿Qué (cómo mercadólogos) podemos aprender de este momento para aplicarlo a nuestras comunicaciones? ¿Se puede vender exitosamente un mensaje que no necesariamente sea “convencional”? Creo que se puede empezar a hacer una analogía de la siguiente manera:

  1. Entender el mercado. Trump entendió un segmento del mercado que nadie estuvo prestando atención. Se habla mucho del trabajador de clase media que estaba cansado que ningún partido lo tomara en cuenta. Los olvidados, los que nadie escucha. Una “mayoría” silenciosa (porque Hillary ganó el voto popular). Nosotros los mercadólogos nos encanta crear, somos creativos, siempre estamos inventando, pero ¿podríamos escuchar un poco más al mercado antes de imponer nuestras ideas? ¿Cómo lo podemos hacer? Aunque no hay nada que se compara con el “face-to-face”, existen herramientas que podemos utilizar. Pero debemos estar dispuestos a escuchar (o leer), lo cual me lleva al próximo punto.
  2. ¿Sin el apoyo de la mayoría de los medios tradicionales? No hay problema. Si Obama fue el pionero digital aplicado a la política norteamericana, Trump aprendió la lección y utilizó las redes para promover su mensaje evangelizando a muchos para que hablaran por él. No estoy diciendo que no invirtió en medios (¡claro que lo hizo!), pero utilizó demasiado bien el poder de las Redes Sociales para repartir su mensaje político. Se dice que solamente necesitas 1,000 fans leales (leales de verdad) para empezar un movimiento. Trump mismo lo dice, “esto no fue una campaña, esto fue un movimiento”. Lo cual me lleva al siguiente punto (también).
  3. Las personas quieren ser parte de algo más grande. Creo que lo que él hizo fue que pudo inspirar a las que personas salieran a votar por él. Hillary no logró esa inspiración, de hecho hubo una alta abstención demócrata la cual ayudó a que perdiera estados claves para ganar la presidencia. Creo que el mercado quiere ser parte de un movimiento (claro, no puedes sacarle un movimiento a todo) pero si quieren ser parte de la historia. No la quieren ver como sucede en frente de sus ojos, sino quieren ser parte de ella. Quieren participar. En política eso se llama asistir a eventos, ayudar a difundir el mensaje y votar por el candidato.
  4. Utilizó bien el storytelling. Aunque tuvo un pésimo desempeño en los debates, el entiende el concepto del “entertainment”. Él sabe que lo que vende no es tanto los planes de gobierno sino el candidato. Su historia, que lo rodea y más importante su relación con su oponente. Se “odian” a muerte (aunque los Clintons fueron al matrimonio de Trump con Melania), se crea el drama, se utiliza lenguaje específico que desencadena pasiones, hay un aire denso que envuelve estos dos personajes y claro… él juega a hacer el “robin hood” moderno representando al pobre (con la ironía que es un magnate millonario), pero también es percibido como el villano de la película. Pero ahora como Presidente Electo su discurso es conciliatorio e inclusivo. Tremendo personaje. ¿Divide y conquistarás? Algunos dicen que sí.

Después de su triunfo, el discurso conciliatorio de Trump calma un poco el oleaje que ha provocado su campaña. Pero también se puede decir que Trump se distanció de los dos partidos tradicionales (aunque fue oficialmente el candidato republicano) y es lo más cercano que existe en la política moderna norteamericana a un candidato independiente exitoso porque ahora además de negociar con los demócratas, tendrá que negociar con los republicanos que le dieron la espalda para primero unir el partido y después el país.

Tremendo trabajo. Suerte se le desea. Ganaste o perdiste, fue una noche histórica.

 

Share
Show CommentsClose Comments

6 Comments

  • Sandra Sanchez
    Posted noviembre 10, 2016 at 11:13 am 0Likes

    Excelente aporte para los mercadólogos. Sin duda, el triunfo de Trump es un digno caso de análisis y reflexión que nos da una idea sobre el potencial estratégico del marketing político a nivel global. Me impactó bastante ese público silencioso que sutilmente solemos obviar y nos invita a ser mas cautelosos con el mercado potencial pasivo.

  • JulsG
    Posted noviembre 12, 2016 at 12:56 am 0Likes

    Muy bien! Gracias por estos inputs…una lección bastante interesante que será seguro caso de estudio en las escuelas de negocios y marketing en un futuro

    • Edgar
      Posted noviembre 14, 2016 at 9:29 am 0Likes

      Yo también pienso igual July. Es interesante porque creo que hay un antes y un después del 2016.

  • Alexander
    Posted noviembre 14, 2016 at 12:40 am 0Likes

    Que certero es ponerle ojo a lo inusual, al detrás de cámara, y esto aplica en todo momento y en todo lugar. El resultado siempre será sorprendente.
    Un líder moverá masas a pesar de sus cuestionados movimientos. Donald Trump es inspirador para todo Norteamericano, y esperamos que las acciones que realice como presidente, logre que el resto también lo vean así.
    Buen tema Edgar!.

Leave a comment